Saltar al contenido

Tipos de empresa

Una empresa es una entidad compuesta por capital y trabajadores que se encarga en ofrecer productos o servicios a la gente. Las empresas son parte fundamental de nuestro sistema capitalista ya que son las principales encargadas de mover la economía mundial con el intercambio de dinero por productos y servicios y además la empresa está proporcionando puestos de trabajo y servicios básicos a la gente.

Tipos de empresas según diferentes criterios


Según su actividad económica

  • Empresas del sector primario. Agricultura, ganadería, pesca y minería. Pese a que algunos autores colocan la minería como parte del sector secundario, generalmente se considera una actividad del primario.
  • Empresas del sector secundario (industrial). Empresas dedicadas a la industria y la construcción, es decir, la transformación de bienes.
  • Empresas del sector terciario (sector servicios).

La Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) se encarga de clasificar a todas las empresas, asignando un código numérico según las actividades que desarrollen.

La clasificación se puede utilizar para medir el grado de desarrollo de un determinado país. En los menos avanzados, por ejemplo, lo que predomina es el sector primario. Cuanta más desarrollada esté la región, más desarrollado tendrá su sector terciario.

Según su ámbito geográfico

  • Empresas locales (municipios).
  • Empresas insulares.
  • Empresas regionales.
  • Empresas nacionales.
  • Empresas multinacionales.

Según su dimensión

  • Cantidad de activos financieros.
  • Resultados al final de cada ejercicio (facturación).
  • Plantilla de empleados.

Según su carácter familiar (o no familiar)

Una empresa es familiar si la mayoría de la propiedad de su empresa (más del 50%) pertenece a una o más familias, donde alguno de los miembros participa también en la gestión de la misma.

En una empresa familiar coinciden tres núcleos: la familia, la propiedad y los directivos y trabajadores. En cada uno de ellos existen diferentes objetivos, y la complejidad está en gestionar los tiempos y los intereses de la familia, es decir, saber pensar en el futuro empresarial mientras tienes en cuenta las opiniones de la familia.

Según la titularidad o propiedad

  • Empresas privadas. Están en manos de particulares al 100%.
  • Empresas públicas. Son empresas propiedad de alguna administración pública (gobierno, comunidad autónoma, cabildo…) al 100%.
  • Empresas mixtas. Tienen una parte pública y una privada.

Una empresa privada puede convertirse en pública, al igual que una pública se puede privatizar. El paso de una empresa pública a privada, se conoce como privatización (cuando deja de ser pública totalmente o una parte de ella). Un claro ejemplo de empresa privatizada es AENA, la cual era 100% pública pero terminó privatizando una parte. Una empresa privada se puede convertir en pública cuando la compra una administración pública, este caso se llama nacionalización.

Cuando las empresas son públicas, hay una sociedad que es la encargada de gestionarlas: la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Son propiedad del Estado, y su misión es rentabilizar las participaciones empresariales y enfocar las actividades al interés público. De esta forma, la gestión del SEPI debe aunar la rentabilidad económica y social.

Según su forma jurídica (principales tipos)

  • Empresa individual (empresario individual o autónomo). El empresario individual (comúnmente conocido como autónomo) es una persona física que realiza de forma individual y directa una actividad económica o profesional con fines lucrativos, independientemente de que dé o no contratos a trabajadores por cuenta ajena. La responsabilidad del empresario es limitada, y es el encargado de tomar todas las decisiones administrativas y de gestión
  • Comunidad. Se constituye cuando la propiedad de un bien o derecho no se puede dividir a varias personas, formando parte de una actividad empresarial realizada en común. Es la forma más sencilla de la que disponen los autónomos para asociarse.
  • Sociedad Anónima. Pensada para las grandes empresas, es una sociedad que tiene su capital dividido en acciones, siendo cada una de ellas un porcentaje de la propiedad de esa sociedad. Si una persona compra todas las acciones de una determinada empresa, se pasaría a denominar Sociedad Anónima Unipersonal.
  • Sociedad de responsabilidad limitada. Está pensada para empresas más pequeñas, donde su capital se divide por participaciones (diferentes a las acciones). Solo se pone en riesgo el capital de las aportaciones ya hechas, y puede ser unipersonal (un solo propietario) o de nueva empresa.

Créditos & citaciones en formato APA: Portal informativo y de contenidos. Equipo de redacción profesional. (2018, 02). Tipos de empresa. Redactores Profesionales. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.empresaresponsable.com/contenido/tipos_de_empresa/.
ademails